Como hacer tu casa segura para bebés

Rate this post

Pocas cosas son más emocionantes que ver tu precioso bebé evolucionar del gateo a los dos pies – y luego descubrir que esos dos pies le pueden llevar a cualquier lugar. Pero ahora que se ha graduado de gatear a andar, los peligros a los que se enfrenta van aumentando, y tus esfuerzos para protegerle literalmente tendrán que alcanzar nuevas alturas.

Debes empezar a emplear sistemas de seguridad para bebés

Claro, es fácil empaquetar tus frágiles jarrones y candelabros, pero no puedes guardar tus inodoro (una porcelana muy útil!) o quitar la escalera. Es por eso que sería prudente comenzar a proteger tu hogar para los niños, antes de que la movilidad y las habilidades recién descubiertas de tu pequeño lo metan en problemas.

Afortunadamente, con los gadgets y elementos de seguridad adecuados, puedes reducir significativamente las probabilidades de golpes y moretones que acompañan los primeros pasos de un niño.

seguridad en casa para bebés

Revisa estas áreas por la seguridad de tus hijos:

Esquinas y aristas. Esa mesa de centro elegante, con la tapa de cristal, quedaba fenomenal en tu salón el año pasado, pero ahora que tu niño pequeño camina, parece más siniestra que glamurosa.

Acolcha las esquinas y los bordes de la mesa con protectores (disponibles en las tiendas de bebés) que pueden suavizar el impacto si tu pequeño se golpea.

Los mismos protectores funcionan en cualquier borde afilado de la casa (como chimeneas y alféizares de ventana bajos). Los golpes se producirán seguro, así que asegúrate de estar preparad@ para tratarlos.

Sustancias peligrosas. Ya no es suficiente con guardar la lejía o las píldoras anticonceptivas (que para él son caramelos) en estantes altos, especialmente si tu peque tiene la habilidad de escalar como un mono pequeño.

Por lo tanto guarda estos y otros productos domésticos (como suministros de limpieza, medicamentos y alcohol) en armarios cerrados con llave. No des nada por supuesto.

Escaleras y puertas. Mantenle alejado de las escaleras, instalando puertas de seguridad en la parte superior de las escaleras así como en la parte inferior. Sella las habitaciones de alto riesgo como el baño o tu despacho (que puede tener peligros como cables de ordenador y grapadoras) con cierres de seguridad (puede encontrarlas en tiendas de bebés o ferreterías), o instala la cerradura por encima su alcance.

Ventanas. Asegúrate de que tu hijo no puede saltar por la ventana, instalando protectores de ventanas que se atornillen a los lados del marco de la ventana y que las barras no estén a más de cuatro pulgadas de distancia.O instala cierres de seguridad.

Si tienes persianas, es vital mantener las cuerdas (que son riesgos de estrangulación) fuera del alcance de su niño pequeño.

Lugares calientes. Cuando tu pequeño comenzó a gatear, uno de los primeros consejos que escuchaste fue cubrir los enchufes eléctricos. Por ejemplo, en la cocina, usa protectores en la vitrocerámica para evitar que tu niño encienda el fuego. Y mientras cocinas, usa los hornillos más alejados del borde siempre que sea posible.

Si tienes que usar los quemadores delanteros, voltea las asas de los utensilios de cocina para que tu hijo no pueda agarrarlos y tirárselos encima.

Asegúrate de mantener los electrodomésticos (como la tostadora o la plancha) alejados del borde de los muebles para que estén más allá de su alcance. Recuerda: los accidentes ocurren!.

Agua estancada. Para tu hijo, un inodoro se parece a una pequeña piscina. Prohíbalo del tazón de porcelana – y conserve su plomería – con un pestillo de seguridad de plástico. Asegúrate de enseñar a los huéspedes cómo abrirlo también.

 

Leave a Reply